PREPARÁNDOME PARA IMPLANTAR UN ERP EN MI EMPRESA (4/7)

erp-4-7

La implantación de un sistema ERP conlleva un proceso, un conjunto de pasos, de los que es necesario  estar conscientes cuando emprendemos este tipo de proyectos, si es que queremos llevarlo adelante  con éxito.

En las entregas anteriores vimos en qué consiste la fase inicial y las etapas I al IV, a saber, Preparación  del Proyecto, Conocimiento del Negocio, Determinación del Alcance Real del Proyecto, Instalación del  Sistema y Levantamiento de los Datos para la Configuración del Sistema, respectivamente.

En cuarta entrega revisaremos las fases V y VI del proceso de implantación de un sistema ERP, que  consisten en los siguientes:

Fase V: Configuración del Sistema

Esta fase es responsabilidad primaria del consultor y corresponde a ingresar al sistema toda la  información relacionada con los parámetros del sistema, misma que fue levantada por la empresa,  en el formato solicitado por el consultor, en la cuarta etapa.

A la empresa le toca validar y confirmar que toda la información levantada es la que fue efectivamente  suministrada.

Al terminar esta fase, el sistema ya está configurado y listo para recibir los datos maestros.

Aunque en el proceso de implantación la configuración del sistema es ejecutada por el consultor, es  conveniente y a la vez necesario, que personal del equipo del proyecto de la empresa sea debidamente  entrenado en ello.

El propósito de esto es lograr autosuficiencia ante la eventual necesidad de una reconfiguración del  sistema.

Fase VI: Desarrollo de Adecuaciones y Personalizaciones

Personalizar y adecuar el sistema, significa entallarlo a las medidas específicas de la empresa, como  cuando compramos un vestido ya confeccionado, y lo ajustamos a nuestra propia silueta.

Uno de los recursos que tienen los sistemas actuales para lograr esta personalización, es la  parametrización que ya hemos abordado, al describir las etapas anteriores del proceso de implantación.

Otro mecanismo, es la capacidad de adicionar campos a los entes de información que maneja el sistema,  tanto maestros como documentos transaccionales.  Por ejemplo, clientes, proveedores, facturas de  venta, etc.  Esto se permite porque puede haber la necesidad de agregar datos particulares en ciertos  archivos maestros y documentos transaccionales.  Por ejemplo, codificación de la ruta, tanto en el  maestro de clientes, como en las facturas de venta, para las diversas agencias y sucursales, necesaria  para ordenar las entregas de mercancía y las visitas de cobro.  Fecha tope de entrega de un pedido de  cliente, especialmente útil cuando se trata de clientes del sector gobierno, y así sucesivamente.  Estas  necesidades debieron ser identificadas en la etapa de conocimiento del negocio y plasmadas en el informe de “Análisis de Brecha o Gap Analysis”.

También se deben personalizar los formularios, como las cotizaciones, pedidos y facturas de venta, las  órdenes de compra, los cheques, los “picking list”, los estados de cuenta, entre otros.  En cuanto a los  reportes, los sistemas actuales traen un número plural de informes, pero lo más recomendable, es  escoger los que nos entregan la información que necesitamos para llevar adecuadamente nuestros  controles diarios, mensuales y anuales y concentrarnos en esos, durante el proceso de implantación.   Una vez estemos ya operando el sistema, podemos ir explorando todos los demás reportes que ofrece el  sistema, e inclusive elaborar otros, ajustados a nuestras propias necesidades.  La experiencia nos dice  que difícilmente, durante el proceso de implantación, cuando apenas se está conociendo el nuevo  sistema, los usuarios pueden determinar realmente sus necesidades de informes, más allá de lo que  manejan día a día.

Es importante entonces, que la empresa sí se asegure de que dentro de su grupo de trabajo interno,  quede personal suficientemente entrenado para poder después, tanto adecuar, como desarrollar  nuevos reportes, evitando así la dependencia del consultor en estas tareas post-implantación.

Otro tipo de adecuaciones, corresponde a la necesidad de interconectar el nuevo sistema con otros que  tenga la empresa, y que atiendan funciones especializadas.  Por ejemplo, sistemas de pago de planilla  de sueldos y salarios, sistemas de administración de bodegas, entre otros.  Éstas son adecuaciones más  complejas de desarrollar y dependen de la capacidad técnica de integración, que tengan estos otros  sistemas, así como del nivel de conocimiento que tenga la empresa sobre los mismos.  En todo caso,  estos requerimientos también debieron ser identificados en la etapa de conocimiento del negocio, y  detallados en el informe de “Análisis de Brecha o Gap Analysis”.

Le invitamos a esperar la siguiente entrega, en donde revisaremos las fases VII y VIII, a saber, Pruebas  y Migración de Datos Maestros.

Le interesa conocer más sobre el tema, escríbanos a info@infotechnology-con.net.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

©2020 Info Technology Consultants | Sitio Web diseñado por:  Pluss Marketing

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?